La infidelidad ¿ Perdón o ruptura ?


Existen muchos tipos de infidelidad en la pareja. En nuestra cultura, el engaño más evidente implica contacto sexual, besos y demás expresiones físicas de afecto con otra persona. Sin embargo, podemos llegar a hablar de infidelidad emocional cuando nuestra pareja empieza a sentir emociones y coquetear con otra persona sin llegar nunca al contacto físico.Cada pareja tiene que establecer con claridad que considera una infidelidad, algunas parejas acuerdan relaciones abiertas para relacionarse sexualmente con otras personas sin considerarlo infidelidad. Lo importante es no faltarle al respeto a esa persona que amas.



La infidelidad es una de las principales causas de separación y casi siempre está provocada por la insatisfacción de una de las partes con el tipo de relación que están llevando,  quizás por que existan problemas de fondo o simplemente porque la rutina apago la pasión. En este punto lo más lógico sería que la persona insatisfecha hable de sus sentimientos y que ambos se esfuercen por encontrar una solución, pero en muchos casos esto no sucede y la parte descontenta busca el cariño, el apoyo, la comprensión o el sexo fuera de la relación de pareja.

El problema estalla cuando la otra persona descubre la infidelidad. Entonces surgen muchas dudas: ¿es conveniente luchar por la relación o es mejor ponerle punto final? ¿Es posible olvidar una infidelidad y volver a confiar en el otro o será una herida que se llevará por siempre y se abrirá ante el más mínimo conflicto? ¿Vale la pena salvar la relación? ¿Cómo perdonar una infidelidad?.

LAS CONSECUENCIAS DE UNA INFIDELIDAD

  • La mayoría de las personas piensan que la gran consecuencia de una infidelidad es el dolor que esta le ocasiona a la pareja, pero en realidad el sufrimiento es tan solo el primer eslabón de la larga cadena de secuelas.
  • Después de una infidelidad surge la desconfianza en la otra persona y  la relación se suele resquebrajar. También se produce una reestructuración de la imagen de la pareja, la ilusión de que la otra persona es nuestra “media naranja” perfecta se rompe irremediablemente.
  •  También afecta a la autoestima de quien ha sido traicionado pues a menudo esta persona piensa que no ha sido lo suficientemente buena para el otro y que no ha sido capaz de satisfacer sus expectativas y necesidades.
  •  En muchos casos estas ideas desembocan en un intenso sentimiento de culpa, de manera que la relación no vuelve a ser la misma. La traición cambia la forma de percibir al otro y de comprender la relación y, por consiguiente, los sentimientos que se experimentan.


¿PERDONAR O ROMPER?


La mayoría de las personas afirman que no estarían dispuestas a perdonar una infidelidad bajo ninguna circunstancia, pero lo cierto es que cuando median los sentimientos y muchos años de relación, su perspectiva suele cambiar o, al menos, pierden las certeza. En el momento en que se descubre la infidelidad, familiares y amigos les aconsejan, puede haber hijos de por medio o incluso compromisos económicos adquiridos en pareja que les atan.

Sin embargo, a pesar de los numerosos efectos negativos que genera una infidelidad, hay personas que prefieren centrarse en las cualidades positivas de su pareja y logran superar este obstáculo e incluso fortalecen su relación.

De una forma u otra, lo más importante es que tomes esta decisión de manera consciente y sin que te sientas presionado/a por otras personas. Es fundamental que conectes con tus sentimientos y que determines qué quieres realmente.
Algunos aspectos que puedes considerar a la hora de decidir si estás en disposición de perdonar una infidelidad son:

·               El grado de la infidelidad: ¿Fue un ligue pasajero o una relación duradera a lo largo del tiempo? ¿Cómo te sientes al respecto? ¿Qué probabilidades existen de que vuelva a ocurrir si le perdonas?

·                  Las causas que motivaron la infidelidad: ¿Qué carencias experimentaba tu pareja en vuestra relación? ¿Existe la posibilidad real de satisfacer esas necesidades? Y, lo que es aún más importante: ¿te sientes capaz de suplir esas carencias a pesar de la infidelidad?

·                 El tipo de infidelidad: A veces es difícil desligar lo emocional de lo sexual, pero hay personas que afirman que una infidelidad meramente sexual no es tan dolorosa como aquella en la que hay cierta implicación emocional. ¿Cuán importante ha sido la traición para ti?

·                  El daño que la traición ha causado: Todos no reaccionamos de la misma manera ante una infidelidad, hay personas que pueden pasar página con facilidad y otras para las cuales representa un trauma. ¿Cuán profundas son tus heridas? ¿Crees que podrían cicatrizar por completo y continuar amando a tu pareja sin reproches?
  
·                   La posibilidad de recuperar la confianza en la pareja: ¿Podrás volver a confiar en la persona o crees que asumirás una actitud celosa y posesiva? Aunque la relación cambie la actitud de tu pareja cambie tal vez no seas capaz de volver a confiar.

·            El compromiso de ambas partes: La infidelidad es cuestión de dos por lo que para dejar atrás este escollo, es fundamental que ambos se comprometan. Si uno de los dos no lo intenta, es probable que la reconciliación esté destinada al fracaso.

·            Tus sentimientos hacia la otra persona: ¿Amas lo suficiente a la otra persona como para perdonar su infidelidad y, aún así, seguir queriéndole? ¿Crees que sus cualidades positivas y las experiencias que habéis vivido juntos pesan más que una infidelidad?

SUPERAR UNA INFIDELIDAD

       Todo aquel que haya sido traicionado por su pareja sabe que perdonar y olvidar no es fácil, es muy frecuente que la persona dañada piense aquello de “perdono, pero no olvido” o aunque quiera perdonar, no logra recuperar la confianza y se vuelve muy celosa y controladora, acosando a preguntas a la otra persona. Evidentemente, el perdón y el olvido no llegan de un día para otro, no se puede perdonar y dejar atrás lo ocurrido porque las emociones negativas, como el rencor y la ira, el miedo a que se vuelva a repetir otra infidelidad, aún están a flor de piel. Por eso, es recomendable que hables con tu pareja y le cuentes cómo te sientes y es muy recomendable  que acudáis a terapia de pareja.

       Por otra parte, perdonar y olvidar también implica cambiar nuestras creencias sobre la infidelidad. Si eres de esas personas que afirmaban que jamás perdonarías una infidelidad, es probable que al hacerlo te sientas mal porque crees que estás yendo contra tus propios valores. De hecho, muchas personas creen que el perdón es una muestra de debilidad y que le deja la puerta abierta a futuras traiciones. Si piensas de esta manera, para poder dejar el problema realmente sepultado en el pasado, es importante que cambies esta perspectiva y consideres que el perdón es una muestra de amor y una nueva oportunidad para una relación que aún tiene mucho que ofrecer.

Factores que favorecen la superación de una infidelidad

     Comunicación: como hemos comentado anteriormente, hablar abiertamente con nuestra pareja puede volver a formar los cimientos de una relación sincera y sana.

       Cortar la relación con el amante: ya sea por infidelidad emocional o física, es importante que tu pareja corte todo tipo de relación y comunicación con la otra persona, aunque a veces no es fácil ya que muchas infidelidades se producen en le ámbito laboral , en cuyo caso la comunicación tendría que ser exclusivamente en el horario y entorno de trabajo.

              Actitud de la otra persona, si realmente se arrepiente de lo que ha ocurrido y está realizando cambios positivos a favor de vuestra relación o si, por lo contrario, se pone a la defensiva y mantiene conductas parecidas a aquello que ha producido la infidelidad. quien se ha mantenido una relación paralela no tiene cabida en este proceso.

            Crea recuerdos positivos: dejar de ver a nuestra pareja como una persona malvada e infiel y observarla como un ser humano que ha cometido un gran error, puede ayudarnos mucho a volver a confiar y a generar nuevas y positivas experiencias.

             Terapia de pareja: se ha demostrado científicamente que las parejas que han sufrido una crisis, lo han superado mejor si han acudido a terapia de pareja. Un psicoterapeuta os ayudará a expresar vuestros sentimientos y, sobre todo, a reencauzar la relación en aras de que sea más satisfactoria para ambos, mejorando la comunicación y restableciendo la confianza perdida.

      Si pese a todo, no te sientes preparado o preparada psicológicamente para seguir con la relación, debes tomar la decisión de cortar con esa persona y evitar que te siga dañando emocionalmente. Fortalecer las bases de la autoestima es primordial para lograr un correcto bienestar emocional y es posible que, en tu camino hacia el crecimiento personal, no te acompañe aquella persona que considerabas tan importante.

     Existen muchos tipos de infidelidad en la pareja. En nuestra cultura, el engaño más evidente implica contacto sexual, besos y demás expresiones físicas de afecto con otra persona. Sin embargo, podemos llegar a hablar de infidelidad emocional cuando nuestra pareja empieza a sentir emociones y coquetear con otra persona sin llegar nunca al contacto físico.Cada pareja tiene que establecer con claridad que considera una infidelidad, algunas parejas acuerdan relaciones abiertas para relacionarse sexualmente con otras personas sin considerarlo infidelidad. Lo importante es no faltarle al respeto a esa persona que amas.  


Decidas lo que decidas, si necesitas apoyo psicológico. 
¡Llámame! tlf 91 71 91 852





No hay comentarios:

Publicar un comentario