CRISIS PSICOLÓGICA DEL CORONAVIRUS




El coronavirus ha disparado todas las alertas del miedo tanto a nivel sanitario, como  económicas. El miedo a lo desconocido es una reacción natural del ser humano tanto a nivel individual como colectivo, el miedo es sano por que nos pone en alerta para poder reaccionar con rapidez ante cualquier acontecimiento.

A nivel individual  el miedo a la enfermedad  provocada por el virus y el miedo a las repercusiones económicas negativa se acentúa por la sobredosis de noticias.

El miedo es un sentimiento  y para gestionarlo bien tenemos que utilizar la razón y actuar en consecuencia.

CLAVES PARA GESTIONAR EL MIEDO AL VIRUS

1- La información es importante para conocer la realidad,( pero muchas noticias no es lo mismo que noticias muy graves). En este caso no es recomendable estar todo el dia pendiente de las últimas noticias sobre el virus, con informarnos una o dos veces al dia es suficiente, de lo contrario el virus invade toda nuestra atención y parece más grave de lo que realmente es

2- La vida siempre es incierta, no se puede controlar todo y aunque a veces parece que tenemos todo bajo control , este virus nos recuerda que no es así. Hemos de aprender a convivir con cierto grado de incertidumbre y esto forma parte del encanto de la vida , si supiéramos con certeza cómo va a ser el resto de nuestra vida, todo se volvería demasiado previsible y aburrido

3 - Hemos de aprender a diferenciar entre las acciones individuales que si podemos realizar para evitar que el virus se expanda o para adaptar nuestra vida familiar y económica a  las circunstancias para llevarlas a cabo y soltar lo que no tenemos capacidad para cambiar.

4- El equilibrio es clave para el funcionamiento de la vida en general y para gestionar los cambios. Si hacemos demasiadas cosas para evitar el virus, seguramente otras áreas de nuestra vida y de nuestro bienestar emocional y social salgan perjudicadas y no olvidemos que la eficacia de los mecanismos de defensa fisiológicos  disminuye si nos encontramos mal emocionalmente.

5- Las crisis son oportunidades de cambio y ahora puede ser  un buen momento para hacer un balance de nuestra vida y quizás recolocar el orden de las cosas a las que les concedemos importancia.Con frecuencia en el día a día concedemos demasiada importancia a cosas cotidianas y nos olvidamos de que lo realmente importante es tener salud y compartir con los seres queridos